Son de uso común en el equipamiento del avión, motores y accesorios.

Con su empleo se trata de prote­ger y reforzar las roscas terrajadas en materiales lige­-

ros (metales y plásticos), sobre todo en posiciones donde el montaje y desmontaje es frecuente.

Hay esti­los diferentes, como los insertos lockrings, las tuercas de engaste, y otros.

 

Insertos

 

· Los insertos para rosca se usan con  frecuencia en agujeros taladrados en diversos componentes del motor e instalaciones accesorias de la aero­nave. Como su nombre indica, un inserto es un ele­mento, en este caso roscado, que se introduce en un agujero preparado a tal fin.

Se suelen instalar en mate­riales blandos, como aleaciones ligeras de aluminio y de magnesio, en bronce y latón, con el objeto de ofre­cer una rosca más resistente (más de 1.400 N/mm2, 142,7 kg/mm2) que sirve de punto de anclaje para per­nos o espárragos.

Además, los insertos de rosca se usan en trabajos de reparación cuando la rosca original está dañada y la colocación del inserto permite utilizar pernos del tamaño original sin afectar la intercambiabilidad.

El inserto posee dos cualidades:

l. Suficiente flexibilidad para compensar, hasta cier­to punto, cualquier error de forma en el perno o tornillo acoplado, La elasticidad del filete del inserto favorece el reparto regular de las cargas y contacto correcto entre el tornillo y el filete del inserto.

Los pequeños errores de paso de rosca o de ángulo se equilibran en los flancos del filete.

Se obtiene de esta forma un mejor reparto de la carga entre tornillo e inserto (si hay mejor reparto de carga hay aumento de la resistencia a la fatiga).

2. Características autofrenables.

En efecto, puesto que el inserto ejerce presión radial en su aloja­miento disminuye la posibilidad de fallo de la rosca por vibración y fatiga.

Lleva además un sis­tema de frenado interno para frenar el tornillo.

Se obtiene gracias a uno o más filetes poligonales que ejercen presión adi­cional sobre los flancos del filete del tornillo.

 

Inserto de alambre

 

 

Este inserto,  se fabrica a partir de un devanado de alambre formando la rosca a modo de una bobina helicoidal.

La sección de alambre tiene forma rómbica, fabricada con precisión, con rosca tanto dentro como fuera del inserto.

La rosca es conforme al. estándar o especificación seleccionado, bien métrica o en pulgadas.

El agujero para recibir el inserto se taladra al diámetro y profundidad especificada en la tabla que suminis­tra el fabricante.

El operador debe cuidar la posición correcta y perpen­dicularidad del taladro.

En algunos casos, en particular cuando el agujero está cerca del borde del componente donde está situado, puede ser necesa­rio comprobar después de la instala­ción si se han generado grietas.

Se hace mediante procedimientos de ins­pección no destructiva.

El agujero que recibe el inserto se terraja con el útil del fabri­cante y se aplica un lubricante, nor­malmente es un aceite mineral ligero.

Preparado el inserto, de acuerdo con estas instrucciones, se debe compro­bar el roscado con el calibre Pasa/Nopasa que suministra el fabri­cante.

A continuación hay que insta­larlo en el agujero.

Hay varios útiles. Uno de ellos,  permite que la cola del inserto se coloque en la ranura final que posee el útil.

Con ella en posición, se introduce en el orificio terrajado comprimiendo el inserto hacia abajo, con el pulgar y el dedo índice de una mano, mientras se gira el útil con la otra.

Ninguna o escasa presión hacia abajo debería ser aplicada sobre el útil de inserción.

El inserto debe girar en la rosca hasta que su extremo final esté al menos medio paso por debajo de la superficie del componente donde se inserta.

Sea cual fuere el útil de instalación debe tenerse en cuenta que la limpieza del orificio aterrajado, y por tanto la libertad de giro, es esencial para prevenir la deformación del inserto.

Deben seguirse las instruccio­nes del fabricante y comprobar si hay que usar algún compuesto o anticorrosivo durante la instalación.

Desmontaje de la cola del inserto

No siempre es necesario desmontar la cola de un inserto de rosca de alambre, pero en algunos casos así está especificado.

Hay varias formas de hacerlo.

La más simple es una llave que actúa como una perforadora.

Un golpe seco dado con un martillo en el empujador fractura el alambre en la muesca donde la cola se une al filete de rosca.

Para desmontar la cola de un inserto encajado en un agujero ciego se usan unas tenazas que, fijadas a la cola, la doblan en un sentido y en otro, al modo de rotura de un clip metálico de oficina.

La cola, al igual que el clip de oficina, se romperá por ciclos de fatiga, y entonces se extrae del agujero.

 

Inserto de Pared Delgada

 

El inserto de pared delgada es en realidad un tubo delgado que está roscado tanto por el interior como el exterior.

Estos insertos no ejercen pre­sión radial sobre el agujero roscado donde se fijan.

El bloqueo se produce por inserción de pequeñas chave­tas, o por estampación.

Conviene señalar que todos los insertos deben usarse en las posiciones que indican los manuales.

Deben ins­talarse, de forma estricta, de acuerdo con las instruccio­nes del fabricante.

Una de las razones principales para seguir esta regla es que puede haber ligeras diferencias entre insertos que tienen las mismas especificaciones.

 

Tuercas de Engaste
.

Estas tuercas {engastar significa, en este contex­to, fijar firmemente una pieza metálica con otra) son de acero al carbono o de acero resistente a la corrosión.

Se emplean cuando interesa que permanezcan en su los conjuntos de chapa (normalmente chapa de aluminio o de acero dulce) durante las operaciones de montaje y desmontaje.

 

El inserto de la foto corresponde a una variante llamada swaged thin-wa/1 threaded, que se autofrena en el agujero por estampación del extremo superior del inserto en el material de la superficie donde se instala.

Se fabrican con cabeza plana y avellanada, y pueden ser de rosca fina o basta.
El frenado es por suplemento plástico, muy aconsejable para aplicaciones eléctricas.

Heli-coils

 

Son suplementos roscados fabricados con alam­bre también en forma rómbica.

Se usan como casquillos roscados.

Están disponibles en varios tamaños, incluso los métricos de 14 y 18 mm, para alojarlos en las lumbreras de la cabeza del cilindro del motor tipo Otto.

En estos orificios se alojan las bujías de encendi­do.

El material usado en la fabricación de estos suplementos es alambre de acero inoxidable y bronce fosforoso (Cu 80, Sn 10, Sb 9, P 1).