Un pasador es un elemento de seguridad o de fre­nado en una unión roscada.

Los tipos clásicos más usa­dos en la estructura del avión son los cónicos, los de cabeza plana, y el pasador de aletas ya citado.

 

Pasadores Cónicos.

 

Los pasadores cónicos se emplean en juntas que soportan esfuerzos cortantes y donde es fundamental mantener un ajuste adecuado.

Se dividen en dos tipos según la forma de frenado.

El pasador común, sin rosca, está taladrado en su extremo final y se frena con alambre; el cónico roscado puede ir taladrado o no.

• Si no lo está, se usa arandela especial (para pasa­ dor cónico) y tuerca almenada.
• Si está taladrado, se pone arandela y tuerca que se frena con pasador de aleta o simplemente con un clip, un imperdible.

 

 

Pasadores de Cabeza Plana.

 

Se aseguran normalmente con alambre de frenado.

Su uso principal está en los terminales de barras de control secundario (la palabra secundario quiere decir en este contexto que es un mecanismo que no funciona continuamente).

Se instalan con la cabeza hacia arriba.

La parte inferior lleva el pasador de aletas y la arande­la.

Es la instalación recomendada porque si el pasador de aleta se rompe, el pasador plano (que es el principal en la instalación) no se caerá, evitando así un funcio­namiento defectuoso del terminal o del equipo donde esté montado.

 

Pasador de Aletas

 

Se usa para asegurar pernos, espárragos y tuercas almenadas.

Hay pasadores de este tipo fabricados en acero resis­tente a la corrosión, amagnético (para las aplicaciones que así lo precisan).

Otros son de acero de baja alea­ción, cadmiados.

Las aletas del pasador deben ajustar de forma precisa en el taladro por donde pasa.

El pasador se define por su diámetro y longitud.

Por ejemplo, para un perno de 7/16 el pasador apropiado es de diámetro 3/32 y su longitud de 1-1/4, todas las medidas en pulgadas.

Una vez introducido el pasador en el taladro se dobla en la forma que indica el manual o la orden de trabajo.
Hay dos métodos aceptables de colocarlo:

l. el preferido, es doblar una aleta hacia arriba en el extremo del perno y la otra hacia abajo sobre la parte plana de la tuerca;
2. método opcional, girar las aletas 90°, en el mismo plano, a un lado y otro del elemento que se asegu­ra, por ejemplo alrededor de las almenas de la tuerca.

En las uniones empernadas debe haber un par de ranuras de la tuerca alineadas con el taladro del perno a fin de que se pueda introducir el pasador de seguridad.

Esta orientación debe ocurrir cuando se ha dado el par de apriete específico.

En ningún caso se debe aflojar la tuerca para conse­guir el propósito de alineamiento de taladros.

Ahora bien, si la unión no tiene especificado par apriete sí será posible aumentar el par para conseguir el alineamiento apropiado, pero tampoco se permite la operación contraria, es decir, aflojar para conseguir dicho fin.

Hay varias reglas a seguir con este pasador:

l. El extremo doblado de la aleta hacia arriba no debe sobresalir del diámetro del perno.
2. El extremo doblado de la aleta hacia abajo no debe tocar la arandela.
3. Si se usa el método opcional las aletas no deben sobresalir de la cara poligonal de la tuerca.
4. El radio de doblado de las aletas debe ser genero­ so con el fin de no introducir grandes esfuerzos en el material.
5. El pasador de aletas no es reutilizable.

 

Otros Tipos de Pasadores

 

Entre la variedad existente señalamos aquí los siguientes.

Pasador elástico de ranura

Este pasador  tiene caña cilíndrica de mayor diámetro que el agujero donde se aloja.

El pasador está ranura­do en toda su longitud.

Tiene chaflán que entra con ajuste de interferencia  en el agujero.

La pro­pia elasticidad que recu­pera el pasador una vez dentro origina fuerzas radiales de compresión que retienen el pasador en el orificio.

Hay varios tipos. Se quitan con un punzón.

Pasador Clevis

 

Con cabeza plana, se usa en tenninales de barras de control de responsabilidad secundaria, que no necesi­tan montaje y desmontaje periódico.

 

Pasador Groove

 

Cuenta típicamente con tres ranuras que se ajustan con precisión al diámetro del taladro por compresión material en las ranuras.

Hay varios tipos de estos pasadores, con ranuras a todo lo largo del pasador, solo mitad de su longitud, cónicos, etc.

Son pasadores de buen enclavamiento, resistentes al aflojamiento por vibración o a sacudidas, y en general son reutilizables conservan su buen estado.

 

Casquillos.

Los casquillos  se usan en montajes donde se necesita mantener tolerancias precisas.

De esta forma, un casquillo de material resistente al desgaste se inserta en una estructura de material blan­do y constituye la superficie de apoyo de un eje o de un perno de anclaje.

Por ejemplo, las piezas moldeadas de aleación de aluminio o de magnesio no son adecuadas para proporcionar superficies de apoyo de suficiente resistencia al desgaste.

Un casquillo de material más duro hace la función y, además, cuando se desgasta puede ser sustituido por otro nuevo.