El frenado con alambre es una técnica sencilla y muy utilizada desde hace tiempo.

Consiste en cablear con alambre fino, y a través de ori­ficios, dos elementos para impedir su aflojamiento.

La técnica se basa en que la tendencia al aflojamiento de uno de los elementos, digamos una tuerca, es impedida por la tirantez que experimenta la conexión de alambre

La conexión con alambre puede ser múltiple, de varios elementos pero, en todo caso, se hace de tal modo que siempre se produce el mismo efecto:

tirantez del alambre en sentido de apretar cuando un elemento tiende a aflojarse.

La técnica se emplea para asegurar cabezas de torni­llos, tuercas, espárragos y tensores.

La operación consiste en pasar el alambre por el ori­ficio que tiene el elemento que se va a frenar y seguir unas reglas sencillas de conexión.

Al final, terminado el trabajo, el alambre se enrosca para cerrar el anclaje.

Se distinguen dos métodos de frenado:
a. Con cabo simple.
b. Cabo doble, con arrollamiento.

La documentación técnica del avión señala cuándo usar uno u otro.

En general, el cabo simple se emplea cuando los ele­mentos a frenar están muy próximos, o bien en espa­cios angostos o de difícil acceso.

La práctica normal, y de más seguridad, es emplear el método de dos cabos.

Consideremos a tal fin el frenado de la cabeza dos tornillos.

Elegida la longitud de alambre a emplear, teniendo en cuenta la distancia entre los dos tornillos, se pasa un cabo por el taladro de uno de ellos, se gira por la cabeza, se juntan y se enrollan los dos en el sen­ tido de las agujas del reloj, hasta llegar al otro tornillo.

El número de trenzas suele ser 6 por pulgada de longi­tud de alambre.

Cuando se llega al otro tornillo se introduce un cabo por el taladro de la cabeza mientras que el otro se dobla por la cabeza, de modo firme.

Los dos cabos se unen y enrollan ahora en sentido contra­rio las agujas del reloj, típicamente con seis vueltas.

Este extremo, llamado cola, se dobla y acer­ca la cabeza para que no quede expuesto a enganches.

Más ejemplos gráficos de aplicación se pueden consultaren la Circular de la FAA AC 43.13-1 B «Acceptable Methods, Techniques, and Practices – Aircraft Inspec­ tion and Repair», disponible en la Web de la FAA.

Materiales para alambres.

Ejemplo: MS 20995-C-32.

• C es el código del material.
• 32 es el diámetro del alambre en pulgadas.
• C: Acero resistente a la corrosión. Es el material más usado, con alto contenido en cromo y níquel.
• F: Acero de bajo carbono, no más de 0,23 % de carbono. Cincado.

• N: Acero al níquel cromo, para aplicación en zonas de alta temperatura.
• NC: Monel.

 

Diámetros de alambre disponibles

 

Se debe usar el indicado en el Manual u Orden de Trabajo.

20 (quiere decir 20 milésimas de pulgada)= 0,5 mm.
32 (3211000) = 0,8 mm.
41 (4111000) = 1,0 mm.
47 (47/1000) = 1,2 mm.

 

Reglas de frenado con alambre.

 

11.3 Se resumen así:

• La conexión debe ser tal que la tensión ejercida por el cabo es para apretar la tuerca o elemento donde se aplica.
• El «pig tail» (cola o extremo que queda al final del trenzado) debe tener de 1/4 a 112 de pulgada (o tres a seis trenzas).
• Cada aplicación se hace con alambre nuevo.
• Tuercas almenadas. Se da par de apriete al valor mínimo recomendado, y si es preciso apretar dentro de la banda de par aplicable hasta aline­ar una ranura con el agujero.
• Tirantez del alambre significa firmeza, no tanta que exista riesgo de fractura del cabo.
• Trenzado del alambre firme y parejo en sus tren­zas, no más de 7 a 1O trenzas por pulgada de lon­gitud (riesgo de efecto de concentración de esfuer­zos).
• El giro del alambre en la cabeza debe quedar sufi­cientemente bajo de forma que no tienda a subir sobre ella.